Músico de la semana: Jean Sibelius

Por: María José Carranza
@mariajo65416105 Foto: winuduf

Narrativa

Este gran compositor, caracterizado por su amor hacia la naturaleza y su afición por la cultura finlandesa, es ampliamente reconocido como el mejor compositor de su país

Johan Julius Christian Sibelius nació en Hämeenlina, Finlandia, el 8 de diciembre de 1865. A sus tres años perdió a su padre, Christian Gustaf Sibelius, lo cual significó una época dura para su familia, pues su madre, Maria Charlotta Sibelius, debió vender su propiedad y ser acogida por su madre.

Así, el futuro músico se crio en un entorno marcadamente femenino, donde su única influencia masculina provino de su tío Pehr Ferdinand Sibelius, quien lo introdujo en el mundo de la música en una primera instancia.

Sus primeros años estuvieron acompañados de mucha música debido a que hacía interpretaciones con su hermana mayor, Linda, con el piano, y su hermano Christian, quien tocaba el violonchelo. Empezó entonces a tener contacto con la música de cámara de esta forma. Para 1881 tomaba clases de violín con el director de orquesta local Gustavo Levander, y se convirtió en un gran intérprete con este instrumento. Sin embargo, prefirió convertirse en compositor.

En 1878 entró a estudiar en el Liceo finlandés de Hämeenlina, aprendió el idioma natal de su país y se empezó a interesar por su cultura. Siendo un alumno distraído pero aplicado, logró pasar el examen de admisión para seguir con su educación.

Su tío, gran ejemplo para él, falleció en 1860 en La Habana, y como homenaje a este, se presentó ante la sociedad como Jean Sibelius.

Para 1885 entró a la Universidad Imperial Alejandro, en Finlandia, en donde inició una carrera en Derecho. Un año más tarde abandonó esa carrera y se dedicó enteramente a la música, estudiando en el conservatorio de Helsinki.

Durante sus años de estudiante fue enteramente apoyado por Martin Wegelius, su maestro. Es este mismo quien lo animó a tomar una beca para seguir con sus estudios en Berlín en 1889. Allí fue instruido por Albert Becker, y para la fecha ya tenía compuesto un trío para piano en Do mayor y una sonata para violín en Fa mayor. Luego, en 1890, viajó a Viena donde se formó con Robert Fuchs y Karl Goldmark, y se empezó a dedicar a la escritura para orquestas.

En la capital de Austria trabajó en la Obertura en Mi mayor y la Scéne de Ballete. Además de esto, empezó a trabajar en Kullervo, una obra inspirada en la epopeya finlandesa Kalervala, donde muestra sus primeros tintes nacionalistas.

En 1892 se hizo el estreno de Kullervo en Helsinki y Sibelius se unió al Movimiento Carelianista, conformado por personas interesadas en profundizar en las raíces de la cultura finlandesa. Para ese mismo año contrajo matrimonio con Aino Järnefelt, y viajó a la provincia de Carelina, en donde tuvo la oportunidad de transcribir melodías populares de la zona y encontró la inspiración para componer tres poemas sinfónicos: En saga, Las leyendas de Lemminkäinen y la Suite Karelia. Debido a problemas económicos, Sibelius empezó a dictar algunas clases en el Instituto Musical de Helsinki, lo que le dejaba muy poco tiempo para componer.

Tras el estreno de la obra teatral Kung Kristian II de Adolf Paul, para la cual Sibelius había compuesto toda la música, al joven artista le llegaban ofertas para publicar su obra, tanto en su país como en Alemania. Finalmente, firmó con la prestigiosa editorial Breitkopf e hizo una gira por toda Europa en 1900, en la que adquirió gran prestigio.

Luego de este gran avance, Sibelius empezó a presentar problemas con el alcohol. Su esposa, preocupada, decidió trasladar a toda la familia a su casa campestre en Järvenpää, donde el músico pasó el resto de su vida.

Gracias a la firma con la editorial alemana Schlesinger, se publicó su primera obra: Pélleas y Mélisande, una partitura de música incidental. Ese mismo año hizo un viaje a Inglaterra, donde obtuvo gran fama y prestigio. Siguió componiendo y en 1907 terminó su Tercera Sinfonía en Do mayor, obra más recatada que sus dos sinfonías anteriores.

Este gran éxito que venía presentando Sibelius no evitó que se sumergiera en una crisis personal y económica entre 1908 y 1911, años en los que nacieron sus dos últimas hijas.

Así, en 1912, empezó su decadencia en Europa central debido a la aparición de importantes figuras que planteaban melodías más estilísticas y avanzadas, acorde a las nuevas tendencias que estaban llegando. Sibelius, obstinado, se mantuvo con sus características melodías sombrías y armonías conservadoras.

Su carrera tomó un giro de 180 grados cuando realizó un viaje a Estados Unidos, invitado por el compositor Horatio Parker. Allí estrenó su poema sinfónico Las Oceánidas en el Festival de Música de Norfolk, y recibió un doctorado honorífico de Yale.

Cuando regresó a Finlandia, terminó de escribir su Quinta sinfonía en Mi bemol, y luego de revisarla meticulosamente por varios años, fue estrenada en 1919.

Para 1923 su problema de alcoholismo, creciendo cada vez más, lo llevó a dirigir ebrio su Sexta Sinfonía en un concierto celebrado en Göteborg, Suecia, durante la primavera.

Al año siguiente concluyó su Séptima Sinfonía, catalogada como toda una obra maestra de un solo movimiento. En 1926, por encargo de la Sociedad Filarmónica de Nueva York, acabó el poema sinfónico Tapiola, basado en un personaje mitológico finés llamado Tapio. Luego de terminar esta obra, el compositor se sumió en una grave depresión que no lo dejó componer grandes obras, y finalmente murió de una hemorragia cerebral el 23 de septiembre de 1957.

Este gran compositor, caracterizado por su amor hacia la naturaleza y su afición por la cultura finlandesa, es ampliamente reconocido como el mejor compositor de su país y, a través de su música, a menudo se le atribuye haber ayudado a Finlandia a desarrollar una identidad nacional durante su lucha por la independencia de Rusia.

Compuso en total siete sinfonías, trece poemas sinfónicos y varias obras pequeñas. Sus composiciones más conocidas son Finlandia, la Suite Karelia, Valse triste, el Concierto para violín, la sinfonía coral Kullervo, y El cisne de Tuonela (de la Suite Lemminkäinen).

Se destacan también piezas inspiradas en Kalervala y la mitología nórdica, las cuales sirvieron para acompañar grandes obras de teatro.

Además, fue uno de los miembros fundadores de la logia Suomi Nº 1 en 1922, y más tarde se convirtió en el organista titular de la Gran Logia de Finlandia.

Compuso la música ritual utilizada en Finlandia (Op. 113) en 1927 y añadió dos nuevas piezas compuestas en 1946. La nueva revisión de la música ritual de 1948 es una de sus últimas obras.


Canción actual
Title
Artist