Alfredo Kraus, un inmortal en el mundo de la lírica

Por: Clara Ospina Calderón
@HJCKradio Foto: Cortesía

Entrevista

Hace 20 años murió Alfredo Kraus. Escuche la entrevista que Martha Senn concedió a HJCK en la que se refiere a la presencia escénica del tenor español.

El 10 de septiembre de 1999 las agencias de noticias registraron el fallecimiento de Alfredo Kraus en los siguientes términos: “El tenor canario Alfredo Kraus Trujillo ha fallecido a las 17.00 horas en su domicilio particular de Madrid a los 71 años, según ha confirmado su familia. Kraus, uno de los mejores tenores del Siglo XX, padecía una grave dolencia degenerativa, que se vio agudizada por la tristeza que le produjo el fallecimiento, hace un año, de su esposa”.

En este 2019 se conmemora el vigésimo aniversario del fallecimiento de Kraus y su recuerdo sigue intacto. Lea también: Las obras de Tolstói dan la sensación de perfección: Jose Luis Díaz-Granados

Sus biógrafos coinciden en afirmar que era un perfeccionista y una de las grandes voces del siglo XX, con destacadísimas intervenciones tanto en la interpretación operística como en la zarzuela. “Cuando se empieza a cantar hay que hacer una elección y decidir si uno quiere servir a la música y estar en la cima de su arte o ser un tenor popular. Yo quiero ser recordado por el público que comprende la ópera, que aprecia el belcanto, la gente que tiene más sensibilidad”, decía y fue precisamente por esta premisa que la crítica internacional y el público más entendido y exigente lo aclamó.

Esa voz incomparable, esa presencia escénica tan fuerte que tenía y esa carrera tan maravillosa, le dio la bienvenida a la inmortalidad en el mundo de la lírica. -Martha Senn

Su nombre completo era Alfredo Kraus Trujillo, hijo de un ciudadano austriaco que había adoptado la nacionalidad española. Desde niño mostró una inherente inclinación hacia la música, por la afición de su madre y por la cultura musical que había asimilado su progenitor en su país natal. A la edad de cuatro años comenzó clases de piano. Fue alumno de la popular soprano Mercedes Llopart, quien lo animó y le enseñó música y canto durante los primeros años de su carrera.

Hizo su debut operático en la interpretación del Duque de Mantúa en Rigoletto de Verdi en El Cairo en enero de 1956. Seguidamente, interpretó La Traviata en Venecia, Turín y Londres, y en 1958 realizó su primera aparición en Roma y Lisboa. Un año más tarde actuó en Barcelona y Turín con Los Pescadores de Perlas, y en Lisboa con Lucia de Lammermor. Al finalizar la década de los cincuenta interpretó La Sonnambula de Vincenzo Bellini en la Escala de Milán. Después vendrían innumerables presentaciones que lo ubicarían en la categoría de tenor mundial.

Participó en una película basada en la vida de Gayarre, representando al famoso tenor navarro. Actuó frecuentemente en los teatros más prestigiosos del mundo cantando con María Callas, Joan Sutherland, Tereza Berganza y otras sopranos mundialmente famosas.  Quizás el papel más famoso y preferido por él mismo fue Werther, de Jules Massenet y fue con esta ópera cuando la mezzosoprano colombiana Martha Senn tuvo la oportunidad de conocer al tenor español.

Sobre esta experiencia, la mezzosoprano Martha Senn dijo, en entrevista a HJCK en 1999: “Había un diálogo de artistas y una comunicación muy clara desde la primera ocasión en que trabajé ese ‘Werther’. Después hicimos nueve producciones en distintas partes del mundo. Él tenía la gentileza de que cada vez que lo contrataban para su ‘Werther’, me pedía a mí como Charlotte”.

 

 


Canción actual
Title
Artist