Natalia Camacho Henao, comunicadora social con énfasis en producción editorial de la Pontificia Universidad Javeriana y nieta del poeta Arturo Camacho Ramírez, es una de las colaboradoras del proyecto digital de la Biblioteca Nacional de Colombia y el Ministerio de Cultura, dedicado al movimiento poético Piedra y cielo, el cual surgió a principios del siglo XX.

“Piedra y cielo lo puede leer cualquier persona e identificarse con esos sentimientos de amor, del miedo a la muerte, de esa sensibilidad a la naturaleza”

 Natalia Camacho Henao, comunicadora social con énfasis en producción editorial de la Pontificia Universidad Javeriana y nieta del poeta Arturo Camacho Ramírez, es una de las colaboradoras del proyecto digital de la Biblioteca Nacional de Colombia y el Ministerio de Cultura, dedicado al movimiento poético Piedra y cielo, el cual surgió a principios del siglo XX.

Este proyecto busca acercar a las nuevas generaciones a los poemas de Jorge Rojas, Eduardo Carranza, Arturo Camacho Ramírez, Carlos Martín, Darío Samper, Gerardo Valencia y Tomás Vargas Osorio.

Pero ¿cómo se inició esta aventura de indagar sobre los poetas de Piedra y cielo?, título tomado de un libro del escritor español Juan Ramón Jiménez. Así lo evoca Natalia: “Este proyecto surge por una motivación profundamente personal. Yo soy nieta de Arturo Camacho Ramírez y no lo alcancé a conocer, entonces vi una clase que se llama literatura colombiana en la universidad y ahí comenzó esa idea de tratar de acercarme a la poesía de mi abuelo. Hice una presentación sobre el grupo “Piedra y cielo” y a la hora de plantear mi tesis dije: “Qué mejor trabajo que poder publicar no solo los poemas de mi abuelo sino los poemas de estos siete poetas que muy poca gente tiene presente ahora”.

Los piedracielistas dejaron una huella indeleble en la literatura colombiana. Sus cuadernos publicados quincenalmente, entre septiembre de 1939 y marzo de 1940, con un prólogo de Jorge Rojas, el mecenas del grupo, no solo tocan temas universales de la poesía sino de los sentimientos.

“Ellos se preocuparon mucho por la sensibilidad, en todos los sentidos. Hay muchas menciones de flores, de colores, la mujer es un tema central para todos, la muerte y el amor (… ) “Piedra y cielo” lo puede leer cualquier persona e identificarse con esos sentimientos de amor, del miedo a la muerte, de esa sensibilidad a la naturaleza. Eso era lo que ellos querían”, afirma Natalia Camacho cuando se refiere a las características de este grupo cuyos poemas están disponibles en la Biblioteca Digital de la Biblioteca Nacional de Colombia.

Natalia Camacho se siente orgullosa de este proyecto digital, se alegra porque los estudiantes se están acercando a la poesía, al  legado de “Piedra y cielo” a través de este sitio web y no duda en reconocer que lo más arduo en todo este proceso de investigación ha sido “el encontrarme con mi abuelo sin haberlo conocido, y  profesionalmente   tener que  tomar decisiones editoriales sin poder consultar con los mismos escritores (…) Tenía que respetar las palabras y la idea que ellos tenían de su grupo y al mismo tiempo crear un producto digital que se adaptara a las necesidades de los lectores de ahora”.


Canción actual
Title
Artist