La relación de Beethoven y el piano

Por: HJCK Radio
@HJCKRadio Ilustración: Vanessa Guerrero Urbina

Música

Como niño prodigio se trasladó a Viena para seguir clases con Joseph Haydn, se estableció allí primero como pianista y poco después también como compositor de música para piano: sonatas, variaciones y conciertos.

 

 

Cuando Beethoven llegó a Viena para estudiar con Haydn, todos los compositores serios sentían un gran respeto reverencial tanto por el cuarteto de cuerda como por la sinfonía. Existían ya bastantes precedentes destacados sólo de Mozart y Haydn, y éste se hallaba aún trabajando afanosamente en ambos campos. También puede leer: Beethoven para dummies

Beethoven retomaría el desafío del cuarteto en tres épocas cruciales de su carrera con lo cual los términos “inicial”, “central” y “tardío” resultan más adecuados de lo habitual. Pero postergó la dedicación a la sinfonía y al cuarteto hasta que hubo consolidado su reputación en otros campos. En la década de 1790 escribió conciertos para su propio uso y también se ejercitó en los tríos de cuerda como si se tratara de una preparación para el momento en que centrara su atención en el cuarteto. Le puede interesar: Los años febriles de Beethoven

El medio del trío de cuerda, con su extraordinaria sobriedad, constituye todo un reto. Cuando produjo su propio Trío de cuerda, es posible que Beethoven hubiese tenido en mente el Divertimento en Mi bemol mayor, K-563,obra maestra de Mozart en el género para trío de cuerda.

Resulta tentador sospechar de una influencia directa, especialmente dado que el op.3 hereda la forma del divertimento en seis movimientos con sus dos minuetos y sus dos movimientos lentos.

El instrumento por excelencia de Beethoven fue el piano. Todavía en Bonn llamó la atención como niño prodigio pianista; cuando en 1792 se trasladó a Viena para seguir clases con Joseph Haydn, se estableció allí primero como pianista y poco después también como compositor de música para piano: sonatas, variaciones y conciertos. Escuche: Fidelio: la ópera y la insatisfacción de Beethoven

No es de extrañar que en sus primeras obras de música de cámara jugaran un importante papel las obras con piano, desarrolladas a partir de su propia actividad como músico. Los tres cuartetos Wo0 36 para piano, violín, viola y violonchelo, compuestos hacia 1785 en Bonn, fueron publicados en 1828 luego de haber sido rescatados de su legado. El alumno de Beethoven: Ferdinand Ries tuvo entonces serias dudas de su autenticidad. Sin motivo, puesto que la paternidad está testimoniada tanto por los apuntes como por la tradición: se trata del autógrafo musical completo más antiguo que se ha conservado de Beethoven. Este especial es posible gracias a:

 

 

 

 


Canción actual
Title
Artist