Así nacieron los conciertos de viento

Por: HJCK Radio
@HJCKRadio Ilustración: Vanessa Guerrero Urbina

Música

En este capítulo hablaremos de música de cámara para instrumentos de viento dentro de la obra de Beethoven.

Dentro de la obra de Beethoven la música para un grupo puro de viento es minoritaria frente a la música para viento y cuerda, esto quizá se debe a la práctica musical de la corte tal cual la vivió el compositor en Bonn, donde formó parte de la orquesta del Príncipe Maximilian Franz. A esta época, 1793, se remonta el Octeto op.103, el cual lleva en el autógrafo el título “Parthia”, derivado de “Partita” que era una de las denominaciones usuales de este tipo de música, al igual que el Divertimento o la Serenata.

Fue la primera edición posterior a la muerte de Beethoven que le dio el título de Octeto. El número de opus lo recibió en época posterior. Se eligió para ello un número que Beethoven por descuido no había atribuido a ninguna otra obra.

En la época de Beethoven en la música de viento se prefería utilizar como pareja de instrumentos a los oboes y a los clarinetes. Para el Trío op.87, que escucharemos en un momento, él experimentó, por el contrario, con una combinación inusitada. La idea se la proporcionó un concierto que tuvo lugar en Viena a finales de 1793, en el que se interpretó una pequeña pieza para dos oboes y corno inglés compuesta por un tal Señor Wendt. La agrupación atrajo la atención de Beethoven al punto que cuatro años después del  Trío, compuso las Variaciones sobre “Lá ci darem la mano”, del ”Don Juan” de Mozart, que se estrenaron en diciembre de 1797. Mientras que las Variaciones permanecieron inéditas hasta 1914, el Trío fue impreso en 1806.


Canción actual
Title
Artist