Música

El célebre saxofonista camerunés Manu Dibango, una estrella del jazz, murió este martes a los 86 años, días después de haber contraído el nuevo coronavirus. Perfil.

El autor de “Soul Makossa”, una de las músicas que ha dado la vuelta al mundo desde los años 70, es el primer artista que fallece debido al COVID-19.

“Murió de madrugada, en un hospital a las afueras de París”, dijo a la AFP, Thierry Durepaire, representante y gerente de las ediciones musicales del artista.

El funeral se celebrará en la intimidad y habrá un homenaje al artista posteriormente, cuando sea posible, se lee en la página en Facebook del artista.

El saxofonista y cantante camerunés Manu Dibango, uno de los gigantes del jazz africano, murió este martes a los 86 años en un hospital de la región de París, donde estaba hospitalizado por el coronavirus, informaron fuentes de su entorno.

El anuncio de la desaparición de Papy Groove se hizo en la página Facebook del propio músico, en la que se explicó que sus exequias se harán “en la estricta intimidad familiar”, pero también que se le rendirá un homenaje más adelante, “cuando sea posible”.

La leyenda del jazz africano, autor en 1972 del gran éxito mundial Soul Makossa, había comunicado su hospitalización por el Covid-19 la semana pasada y manifestó entonces su voluntad de poder reunirse con su público “próximamente”.

Manu Dibango nació en diciembre de 1933 en la ciudad camerunesa de Douala y tuvo sus primeras experiencias musicales en el templo protestante en el que su madre dirigía la coral.

En Francia, adonde fue a estudiar a finales de los años 1940, aprendió a tocar el piano y el saxofón, entró en contacto directo con el jazz y empezó su carrera de artista. Pero fue en Bruselas en los años 1950 donde su jazz se africanizó en contacto con músicos congoleses.

Manu Dibango acusó a Michael Jackson de plagiarlo en su álbum “Thriller”.

Michael Jackson admitió que utilizó un fragmento del tema de Dibango en su single “Wanna be startin’ something”, que incluyó en su álbum Thriller, que llegó a convertirse en el disco más vendido de todos los tiempos. El asunto se zanjó hace años de manera amistosa tras un acuerdo económico. Pero más tarde, en 2009, Dibango denunció de nuevo a Michael Jackson y a Rihanna ya que alegaba que el “Rey del pop” dio su consentimiento a Rihanna para que empleara en 2007 el mismo fragmento en su single “Don’t stop the music” (canción escrita por Michael Jackson), sin el permiso del autor original: Dibango.

A fecha de 2008, tanto Rihanna como Michael Jackson hicieron caso omiso a las denuncias de Dibango. De hecho, el “Rey del Pop” instó al cantante Akon a que versionara su tema “Wanna be startin’ something” para la versión 25 aniversario del álbum Thriller, y así se hizo.

Pero Dibango señaló de nuevo a Michael Jackson como el principal infractor, ya que el “beat” había sido utilizado de nuevo en un álbum de Michael y no de Akon, aunque fuera este quien lo cantara.

Tras la muerte de Michael Jackson en junio de 2009, la demanda seguía abierta. Poco después, Rihanna optó por comprar los derechos totales del “beat” por una cantidad económica desconocida, y desautorizó a Dibango a seguir comercializándolo.

En mayo de 2010, Rihanna hizo público mediante su página web oficial, que solo permitía la utilización de la base en la música de Michael Jackson y en la suya propia.

Etiquetado como:

Canción actual
Title
Artist