Arte

El Museo de la Estatua de la Libertad, que tuvo un costo de 100 millones de dólares y está ubicado cerca de la base de "Lady Liberty", la famosa dama del puerto de Nueva York, abre sus puertas este jueves.

La Estatua de la Libertad, que ha dado la bienvenida a generaciones de inmigrantes en las costas de Estados Unidos, inaugura un nuevo museo en momentos en que la inmigración es un tema candente.

La construcción de la estructura de 2.400 metros cuadrados, con paredes de vidrio y bordes de cobre, comenzó en octubre de 2016.

Desde la azotea del nuevo edificio, los visitantes tienen una vista panorámica del puerto, como «en la proa de un barco», comparó el diseñador del proyecto, Cameron Ringness.

«Puedes subir y tienes estas vistas increíbles y una nueva perspectiva de la estatua y el puerto», añadió.

La Estatua de la Libertad es una de las atracciones turísticas más visitadas de Estados Unidos: recibe anualmente a unos 4,5 millones de personas de todo el mundo.

La entrada al museo está incluida en el precio del boleto para el ferry que lleva a los visitantes a la isla Liberty desde Manhattan.

La pieza central del museo es la imponente antorcha original de Lady Liberty, que fue reemplazada por una nueva en 1986.

Las exhibiciones y los videos recorren la historia del emblemático monumento diseñado por el escultor francés Frederic-Auguste Bartholdi y entregado como regalo a Estados Unidos en 1876 para conmemorar el centenario de su independencia.

Las presentaciones multimedia permiten a los visitantes explorar los valores asociados con la estatua.

«Significa cosas diferentes para diferentes personas», dijo Stephen Briganti, presidente y presidente ejecutivo de la fundación que dirige el nuevo museo, así como el dedicado a la inmigración en la cercana isla de Ellis.

«Pero sigue significando cosas buenas: democracia, libertad, independencia, inclusión», agregó. «Representa todas esas cosas y muchas más».

«Buen momento»

La apertura del museo se produce en medio de una ofensiva contra la inmigración ilegal por parte del presidente Donald Trump, quien también ha reducido el número de refugiados aceptados por Estados Unidos.

«Es un buen momento para que este museo se abra, para hablar sobre inmigración, para hablar sobre la libertad, para hablar sobre el respeto entre los países», dijo Edwin Schlossberg, presidente y diseñador principal de ESA Design, que creó las exposiciones.

«Queríamos transmitir este asombroso concepto de libertad, pero también transmitir la idea de que nos pertenece a cada uno de nosotros, y de que tenemos que entender que todos lo ven de forma ligeramente diferente», sostuvo.

«El balance está entre las voces de la racionalidad y las voces de la irracionalidad. Estamos atravesando un período irracional», agregó.

La Estatua de la Libertad se ha convertido en un símbolo político en el debate sobre la inmigración.

Cuando Trump cerró el gobierno en diciembre y enero después de que los legisladores demócratas se negaran a proporcionar fondos para su muro fronterizo con México, el estado de Nueva York, cuyo gobernador es demócrata, pagó a los empleados federales para mantener la estatua abierta.

Briganti dijo que Trump había sido invitado a la inauguración del museo, pero «no fue posible que viniera».

El gobierno estará representado por el secretario del Interior, David Bernhardt, quien dirige el Servicio de Parques Nacionales, que supervisa las islas de Liberty y Ellis.

También se espera en la ceremonia al alcalde demócrata de Nueva York, Bill de Blasio, quien está considerando postularse para la nominación presidencial de su partido en 2020 para desafiar a Trump.

En la víspera de la inauguración, se celebrará una gala el miércoles para los donantes del museo.

Entre los invitados están la conductora de televisión Oprah Winfrey; el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg; el fundador, de Amazon Jeff Bezos, y Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary Clinton.


Canción actual
Title
Artist