Arte

La exposición del cuadro pretende identificar a los propietarios.

En la primavera de 1944, Alfred Forner, suboficial de la Luftwaffe (Fuerza Aérea), estacionado en Francia, en algún lugar entre Normandía y Saint-Omer (Pas-de-Calais), fue encargado de llevar un cuadro a Berlín durante un permiso.

Cuando el suboficial se presenta en la dirección indicada, el edificio estaba en ruinas. “De manera pragmática, vuelve a su casa, deja el cuadro allí y regresa al frente”, explicó Hansch. Murió en combate unos meses más tarde, en el verano de 1944.

El pequeño cuadro -38 x 55 cm- permanece colgado en el salón familiar de Berlín durante 75 años.

Un gesto valiente

En enero de 2019, el hijo de Alfred, Peter Forner, contacta a la Embajada de Francia en Berlín: desea devolver el cuadro y, sobre todo, encontrar a sus propietarios.

“Peter Forner tuvo un accidente de salud hace cuatro o cinco años con una larga estadía en el hospital. Hizo una lista de cosas por hacer y entre las primeras era devolver el cuadro”, cuenta Julien Acquatella, de la Comisión para la Indemnización de las Víctimas de Expoliación (CIVS) en Berlín. La mayoría de esas víctimas son familias judías.

“Fue un gesto muy valiente y un acto natural para él: este cuadro no pertenecía a su familia. Era algo que debía pesar sobre su conciencia”, añadió Acquatella.

La CIVS y la Misión de Investigación y Restitución de los bienes culturales expoliados entre 1933 y 1945, que depende del Ministerio francés de Cultura, buscan desde entonces, pero en vano, identificar a los propietarios o derechohabientes del paisaje bucólico.

“Es un caso muy difícil porque el cuadro no es de gran valor, por lo no está necesariamente catalogado. Es un campo de búsqueda vasto”, anotó Acquatella, quien no obstante no pierde la esperanza.

La exposición del cuadro, “un dispositivo inédito”, según él, pretende identificar a los propietarios, al mismo tiempo que se cumple la última voluntad de Forner, fallecido en mayo pasado a los 80 años: presentar la obra en un lugar que encarna la paz y la amistad franco-alemana para que se convierta en un objeto de pedagogía.

En octubre se organizará una ceremonia oficial de restitución en el Centro Mundial de la Paz, instalado en un antiguo palacio episcopal. La obra se unirá luego a una exposición sobre el final de la Segunda Guerra Mundial, programada para finales de año.

Etiquetado como:

Canción actual
Title
Artist