Arte

Una reciente investigación sobre la pintura «El Grito», de Edvard Munch, ha puesto fin al misterioso mensaje que durante décadas permaneció oculto en esta famosa obra del movimiento expresionista europeo del siglo XX.

El mensaje «Sólo pudo haber sido pintado por un loco», un minúsculo garabato escondido en la famosa pintura «El Grito» del artista expresionista Edvard Munch, fue escrito por él mismo, según lo reveló una exhaustiva investigación realizada por el Museo Nacional de Noruega, poniendo fin a uno de los misterios más inquietantes del arte moderno. La frase escrita a lápiz y apenas visible en la esquina superior izquierda de la pintura había sido descubierta en 1904 y desde entonces, ha sido objeto de debate y especulaciones de todo tipo; incluso, se creyó que había sido un acto de vandalismo realizado por un espectador anónimo.

Con el uso de tecnología infrarroja para contrastar la escritura con las notas y cartas dejadas por Munch, los curadores del Museo concluyeron que los datos caligráficos indiscutiblemente pertenecen a la mano del artista noruego. “Ha sido examinado ahora con mucho cuidado, letra por letra y palabra por palabra, y es idéntico en todos los aspectos a la letra de Munch”, aseguró Mai Britt Guleng, curadora a cargo de la investigación. El trabajo ha sido objeto de una extensa conservación antes de una exhibición pública. Desde que fue robado brevemente en 2004, rara vez se ha exhibido al público, puesto que los directivos del Museo aseguran que el daño que ha sufrido la pieza se ha vuelto más evidente con el paso del tiempo.

«Kan kun være malet af en gal Mand!», dice el misterioso texto en noruego.

Esta obra maestra es una de las más famosas del mundo moderno y refleja un rostro atemporal que encarna la ansiedad humana. Desde su primera aparición en público en 1895, provocó críticas sobre el estado mental del artista. De hecho, la investigación refleja que es probable que Munch agregara la inscripción ese año, o poco después de la exhibición. Esta afirmación aparece en el diario personal del pintor, al dejar constancia de lo afectado que se sintió por la acusación de John Scharffenberg, quien alegaba que su obra demostraba que no estaba en sano juicio.

Tanto el padre como la hermana de Munch, sufrieron episodios de depresión. Incluso él, después de varios episodios de ansiedad, finalmente fue hospitalizado en 1908 víctima de un ataque de nervios. Munch murió en Oslo en 1944  y lo hizo tal y como había vivido: completamente solo. Su obra, tan característica y singular por estar llena de personajes y paisajes solitarios, jugó un papel decisivo al consolidar el estilo expresionista que surgió en los primeros años del siglo XX.


Canción actual
Title
Artist