Perfil

Marie Curie murió en Francia el 4 de julio de 1934 por problemas de salud ocasionados probablemente por haber estado expuesta a la radioactividad.

La historia de esta mujer, la primera en ganar un Premio Nobel, está marcada por el momento en que conoció a su compañero de vida: Pierre Curie. De él adoptó el apellido y a través de las técnicas desarrolladas por su esposo descubrió dos elementos: el polonio y el radio.

En 1903 recibió en compañía de Pierre el prestigioso Premio Nobel de Física por sus descubrimientos. “En reconocimiento de los extraordinarios servicios que han dado sus investigaciones conjuntas sobre el fenómeno de la radiación descubierta por el profesor Henri Becquerel”. En 1911, gracias a sus investigaciones sobre el radio y sus compuestos, recibió un segundo Nobel, esta vez el de Química, un hecho sin antecedentes.

Marie Curie también se dedicó a la docencia: fue la primera catedrática en enseñar en las aulas de la de la prestigiosa universidad parisiense de la Sorbona. La historia cuenta que el 15 de noviembre de 1906 Marie Curie dio su primera clase ante un auditorio tan abarrotado como expectante. Entre sus múltiples aportes a la ciencia también figura la invención del término “radiactivo”. Los esposos Curie comprobaron que la radiactividad no era el resultado de una reacción química, sino que era una propiedad nuclear. La radiactividad es la propiedad que tienen diversos núcleos atómicos de emitir radiaciones cuando se desintegran espontáneamente. Marie Curie comprobó que el torio y el uranio emitían esas radiaciones. Sus notas, manuscritos y todo el material conservado siguen siendo radiactivo y se conservan en recipientes de plomo. Sin duda alguna en un mundo de hombres esta mujer cambió la historia.

Tras la trágica muerte de Pierre, Marie, profundamente afectada, decidió continuar con sus investigaciones y su empeño en crear un nuevo y mejor laboratorio en donde pudiera seguir trabajando. Durante los siguientes años compaginó su trabajo en la Universidad con el cuidado de sus hijas y sus investigaciones sobre el radio. Pronto descubrió que la radioterapia podría ser un tratamiento contra el cáncer. Esto hizo que los experimentos de Marie fueran reconocidos y se popularizaran. Años más tarde Marie fundó el Instituto Curie que cambió el rostro del tratamiento del cáncer y actualmente es el centro de investigación más exitoso en Francia.

Marie Curie no solo sigue despertando el interés de los científicos cuando repasan su legado también el del mundo de las letras, la historia, el cine. Por esta razón, en pleno siglo XXI, su vida y obra se conectan a través de historias, de guiones, biografías, y un sinnúmero de artículos que nos hablan de ella: cuando la prensa sensacionalista destapó su relación con el científico Paul Langevin -casado y más joven que ella-, y la vida sexual de la investigadora se convirtió en el tema del momento y otros escenarios más de su existencia marcada por sobresalir en un mundo rodeado de hombres, por el amor, sus investigaciones y la cotidianidad de su época. Los restos de Pierre, Marie y Paul descansan en paz en el Panthéon de París.

El séptimo arte le ha dedicado varios filmes: desde la película biográfica de 1943 producida por Metro Goldwyn Mayer y dirigida por Mervyn LeRoy hasta el polémico largometraje Marie Curie, interpretada por la polaca Karolina Gruszka, de la alemana Marie Noëlle, quien quiso mostrar más a la mujer libre y moderna que a la científica, con el antecedente de la conexión tan fuerte que la directora tenía con la protagonista. Recordemos que ella le dedicó la película a su esposo, el biofísico y también cineasta Peter Sehr, quien había estudiado en el Instituto Curie de París y que falleció prematuramente en 2013.

 


Canción actual
Title
Artist