Música

Junto a Adriana Lizcano, Edson Velandia y todo un grupo de colaboradores unen sus voces y bailes para marcar el ritmo del Paro Nacional.

Desde el inicio de su carrera, Edson Velandia ha contado historias y cantado verdades que rápidamente hacen eco, encuentran oídos para alojarse y cientos de voces que conforman un coro infinito. La honestidad y el lenguaje coloquial han sido el puente que cercanía del artista santandereano, con más de 10 años de recorrido en la escena independiente, en proyectos como Velandia y la Tigra, bajo la dirección de la Big Band de Bogotá y en la construcción de bandas sonoras para diferentes películas colombianas.

Velandia ha dejado la ambigüedad relegada a los juegos de palabras en sus canciones, pero ha sido claro con sus críticas y posiciones políticas en diferentes momentos y escenarios decisivos del país. Poco a dejado a la interpretación en sencillos como “Iván y sus Bang Bang” o “Su madre patria”, pero en sus entregas musicales de largo aliento es posible encontrar una lectura histórica de los episodios más escabrosos de Colombia, como el asesinato de Jaime Garzón.

El fallido sistema y los personajes macabros -que parecen retornar eternamente- habitan sus canciones. En medio de la convocatoria al Paro Nacional el pasado 28 de abril, Edson Velandia afinó su voz y limpió la máscara para poner ritmo, una vez más, a la movilización social.

Su primera entrega fue “Todo Regalao”, un sencillo que nos permite viajar por la huella musical de Velandia y reencontrarnos detalles sonoros de canciones como “Chuvak”. Con su acostumbrada máscara de Superzencillo, Velandia y Adriana Lizcano relatan la crisis que vive el país, a raíz de la pandemia y la falta de medidas efectivas por parte de los gobernantes encargados. El privilegio y la ironía se encuentran en una canción que navega entre la cumbia y beats electrónicos, pero que deja muy claro quiénes son los perjudicados: Nojotros.

La canción fue producida por Edson Velandia y Daniel Bayona, en equipo con Cinechichera, CIVP Comisión interétnica de la verdad de la región del Pacífico, el Centro de Estudios Étnicos, La Loma Productora, Escuela Nómada de Medios de Comunicación Alternativos y Comunitarios, y la Casa Cultural Kussi- Huayra.

Luego de las masivas movilizaciones en todo el país, entre el 28 de abril y el 1 de mayo, el Presidente Iván Duque anunció el retiro de la Reforma Tributaria, una de las razones que desató el Paro Nacional que convocaron diferentes centrales obreras y organizaciones sociales. Sin embargo, hasta ahora  han sido registradas 26 personas fallecidas y más de 142 denuncias por violencia física a manos de la policía y el ESMAD, según la ONG Temblores.

Partiendo de ese contexto, la segunda entrega musical de Velandia es “El Infiltrao”, una canción construida con guitarra y guacharaca que retrata una práctica acostumbrada por las instituciones para deslegitimar el derecho a la protesta, disfrazar de manifestantes a miembros de la fuerza pública para generar desmanes por las ciudades.

En compañía de Adriana Lizcano y Angie Osorio, Velandia convierte una arenga en canción: “el que no salte es el infiltrao”.

 

 


Canción actual
Title
Artist