Cine

Estamos próximos a develar una sorpresa llena de sonidos y sabores nuevos en la HJCK. En tanto llega ese momento, recordamos algunas escenas e historias que nos han antojado.

Interior. Noche de viernes. Plano medio general. Una persona, bajo las cobijas, repite una vez más su película de confianza. En ella, el personaje que ya parece invitado de confianza a sus días entregados a la televisión, se dispone a acompañarle y cuando se sienta a comer – con calma, en una cita o por pura necesidad alimenticia – hace que su compañero a la distancia, salive hasta sentir la necesidad de buscar algo para su estómago. Aunque esos personajes cambian de piel, humor y escenario, pueden convertirse en el vehículo de exploración y prueba para diferentes sabores.

Hemos hecho un recuento con los momentos del cine en los que hemos sentido esa necesidad de acompañar a comer a quienes nos han hecho reír y nos han conmovido con su historia. En los casos que hemos elegido, la comida ha sido un ritual de encuentro o una defensa del personaje ante una situación particular. No hay un orden de importancia en el conteo, pero quisiéramos saber ¿cuáles son sus favoritos?

Matilda (1996)

La historia de una niña genio que leía libros y convirtió a su maestra en madre, nos robó el corazón a mediados de 1996. No solamente sus travesuras y genialidades la hicieron memorable, sino que nos hizo soñar con mirar fijamente la botella de leche y la caja de cereal, hasta lograr servir el desayuno sin mover las manos. Aprendimos también con Matilda y sus amigos que no hay posibilidad de decir “no” ante una torta de chocolate por más grande que sea, y si estamos a punto de rendirnos, nos hacemos barra. ¡Bruce, Bruce, Bruce!

Pulp Fiction (1994)

Si algo nos enseñó Mia Wallace es que las bebidas para cerrar negocios o tener conversaciones importantes, tienen la obligación de ser deliciosas. Sin importar el precio – o su dulce naturaleza – deben ser igual de insuperables que la propuesta que llevamos a nuestro acompañante, tanto como para dejarlo sin palabras y hacerle probar una segunda vez como pasó con Vincent Vega. Y ojalá sea nuestro día de suerte para, en medio de la cita o reunión, ganar un concurso de baile en la cafetería temática de la ciudad.

Ratatouille (2007)

La comida está cargada de recuerdos y en la mayoría de los casos, la infancia está rodeada de experiencias alrededor del sabor y la sazón de quienes nos enseñan las cosas más importantes de la vida. Madres, abuelas, tías – en su mayoría mujeres aunque sea odioso aceptarlo – ataron sentimientos a platos particulares. Esa reminiscencia es la que despierta en Anton Ego, crítico de comida, el plato ofrecido por Remi durante su visita al restaurante. Un bocado es también una vuelta al pasado, un gesto de su madre que ya no está. 

El Padrino 

“Comienzas con un poco de aceite. Luego fríes un poco de ajo. Después echas algunos tomates, pasta de tomate y los fríes. Te aseguras de que no se pegue. Lo pones a hervir y lo frotas en tus salchichas y tus albóndigas. Y agregas un poco de vino y un poco de azúcar. Ese es mi truco.” Probablemente Peter Clemenza jamás ha pensado en abandonar el negocio, pero después de esta receta, no cabe duda que podría ser un capo de la cocina.

Volver al Futuro 2

Cualquier momento de la historia – sin importar el tiempo o el espacio – es impensable y amarga sin la existencia de la pizza. Eso lo sabe la madre de Marty McFly y por eso, se ha asegurado que en el futuro prometedor, tecnológico y mucho más divertido que el presente, sea posible comer pizza instantánea, una comida que solo requiere agua y órdenes dadas a través de la voz. Y claro, habrá hawaiana.


Continuar leyendo

Canción actual
Title
Artist