Crónica

Este domingo se presenta por primera vez en el país el grupo de títeres chilenos que a principios del 2000 protagonizaron el noticiero favorito de los niños. ¿Qué pasa cuando lo único que queda es volver al pasado?

El ritual era el mismo siempre: mi mamá salía a trabajar en la mañana y yo me iba a estudiar. Al regresar, después de poner a calentar el almuerzo, encendía el  televisor en Nickelodeon y la voz de Tulio Triviño Tufillo me acompañaba durante la siguiente hora. Me veo sentada frente al televisor con los pies colgando y pensando cómo hizo Triviño para llenar una piscina con lágrimas de cocodrilo. Me recuerdo pensando qué podía llenar yo con mis propias lágrimas: un vaso, una olla, tal vez, un charquito. El tufo ególatra del periodista puso en mi cerebro una idea poderosa: no hay nada más interesante que ser uno mismo. Y sí, aunque me demorara en entenderlo. También puede leer Estos son los horarios y el cartel definitivo de Rock al Parque 2019

Cuando revelaron que 31 minutos sería uno de los shows de los 25 años de Rock al Parque volví a pensar en esa niña. la recordé a ella y el peluche de Juan Carlos Bodoque que me cosió Aníbal, mi abuelo. «Vos, que querés ser periodista, te hago este que le gusta el juego y la poesía», me decía el viejo. Y cómo no iba a saberlo él si lo ponía tardes enteras a cantar conmigo.

Mientras escribo esta nota hay una fila larga, que rodea al teatro Jorge Eliecer Gaitán para obtener las boletas. Supongo que todo el mundo quiere darle de comer al recuerdo de su niñez. Supongo que estamos tan cansados y tan hartos que ese espectáculo puede recordarnos que hubo un tiempo en el todo parecía más simple y no había una mejor forma de pasar las tardes que cantando e imitando a unos títeres. De pronto a esto se redujo nuestra vida, a esperar que llegue un chispazo de la nostalgia y nos sacuda, nos haga sangrar. Tal vez nos dimos cuenta de que la vida no es la vida sino una patética declamación de buenas intenciones, una renovación del permiso de postergarlo todo, una fe idiota en que nunca será demasiado tarde para nada. “Toda la inmortalidad que puedes desear está presente / aquí y ahora”, escribió el poeta chileno Gonzalo Millán en Veneno de escorpión azul, y la uruguaya Idea Vilariño, dijo, mejor que nadie, peor que nunca: “Alguno de estos días / se acabarán las bromas y todo eso / esa farsa / esa juguetería / las marionetas sucias / los payasos / habrán sido la vida”.

Acá les dejo mi playlist de 31 minutos. Una fe ciega en esa plegaria mentirosa que reza: «todo pasado fue mejor».

Información general del concierto de 31 minutos en Colombia:

Habrá tres funciones de entrada libre, el domingo 30 de junio: 10:00 a.m., 2:30 p.m. y 7:00 p.m. con puertas abiertas para 5 mil ciudadanos. Al debut de 31 minutos podrán asistir adultos y familias con niños. Las boletas serán entregadas en la taquilla del Teatro Jorge Eliécer Gaitán, el viernes 28 y sábado 29 de junio, de 1:00 p.m. a 6:00 p.m., por orden de llegada. Le puede interesar: Rock al Parque: más que un fin de semana


Canción actual
Title
Artist